La casa del terror: ¿el libro le gana a la película?

La casa del terror: ¿el libro le gana a la película?

RESEÑA DE “LA CASA DEL TERROR”, DE DEAN KOONTZ

CONTRATAPA

Una feria de diversiones ambulante va de ciudad en ciudad cautivando al público juvenil. La principal atracción es la Casa del Terror, poblada de esqueletos y fantasmas de utilería. Amy y Joey son hermanos. Viven temerosos de su madre, mujer severa, dominada por la bebida y perseguida por un oscuro pasado. Cuando llega la feria, Joey planea unirse a ella para escapar de casa. Pero ni él ni Amy imaginan que en ese mundo de diversión inocente se esconden precisamente los secretos de su madre. Una terrible venganza los acecha…
La casa del terror es otra novela espeluznante de Dean Koontz cuyo nombre en el género del terror se acerca ya a la popularidad de Stephen King.


RESEÑA

#LasReseñasDeCalavera

La Casa del Terror es una novelización basada en el guion de Larry Block que se convirtió en la película The Funhouse de 1981, dirigida por Tobe Hooper. Curiosamente, como la producción de la película tardó más de lo esperado, el libro se publicó antes de la película, obteniendo un notorio éxito. Sin embargo, la cinta fue un fracaso, lo que perjudicó enormemente las ventas del libro, que tras el estreno cayeron en picada. Un caso bastante atípico. En castellano también se conoce como “La feria del terror”, y fue publicada originalmente con el seudónimo de Owen West.

Por si no lo sabían, Dean Koontz llegó a publicar bajo más de media docena de seudónimos. En el caso de Owen West, también con ese nombre fue publicada la novela La máscara.

Corre el año 1955 y Ellen, una joven mujer cansada de ser oprimida por su padre manso y su madre psicóticamente religiosa, se enamora del pregonero de una feria ambulante llamado Conrad. A pesar de las súplicas de su madre, Ellen huye de su hogar para casarse con Conrad. Sin embargo, poco después de su matrimonio, queda claro que Conrad tiene otra cara: en arrebatos de ira cada vez más frecuentes la maltrata y la insulta, haciéndola desdichada. Para colmo, Ellen da a luz a un bebé horriblemente deformado.

En una noche tormentosa, y cada vez más trastornada, Ellen asesina al bebé. Conrad, completamente enfurecido, la golpea una y otra vez por haber matado a su querido hijo. No la mata, de hecho la deja escapar, pero le declara que un día la perseguirá y matará a sus propios hijos, haciéndole sufrir en carne propia su crimen.

La primera parte de la novela arranca 25 años después de este prólogo. Ellen, ahora Ellen Harper, es madre de Amy, una chica de diecisiete años que recién se ha quedado embarazada de su novio Jerry, y de Joey, un chico de diez años amante de todo aquello que tenga que ver con el género del terror. Ellen es ahora una alcohólica atormentada por su pasado, por la sombra de la maldad que ve acechando en todas partes, y que no pierde oportunidad para intimidar a sus hijos con la ira de Dios.

Por otra parte tenemos a Conrad, que tras más de dos décadas sigue al frente de su exitosa feria, llena de monstruos, adivinos y atracciones misteriosas. Cada día, mientras van a de pueblo en pueblo, espera encontrarse con Ellen y su familia y así poder saciar sus ansias de venganza. La confrontación, por supuesto, será inevitable.

La novela tiene ese aire de las películas de terror de serie B. No por nada está basada en una de ellas. Cae en algunos lugares comunes (como el típico grupo de jóvenes, incluida la chica promiscua y el tipo musculoso, que durante una noche de diversión sufre situaciones de peligro y tensión), pero el desarrollo de los personajes principales está bien constituido, es interesante y logra resultar inquietante. El mismo autor dice que la primera parte de la novela, donde se construyen las bases de la historia, fue desarrollada por él de la nada, pues el guion, como suele suceder, solo explica lo necesario.

Quizá es esta la razón por la que el libro terminó superando a la película en que estaba basada, una muestra más de que los libros siempre ganan…

Los personajes tienen experiencias personales fuertes: alcoholismo, un embarazo no deseado que hace pensar en la posibilidad del aborto, fanatismo religioso, drogadicción, satanismo… Hay una chica llamada Liz, la mejor amiga de Amy, que puede llegar a resultar bastante chocante con su desparpajo… Todo esto en general creo que pone a la novela en un punto más alto con relación a otras obras del autor e incluso del género. Además, está el gran atractivo de las ferias de atracciones, tema principal de la obra, con todos los misterios y sombras propias de estos lugares itinerantes. Es un tema bastante atrayente dentro del género del terror y esta novela sin duda resulta un buen exponente.

No obstante, el libro tiene un final que de tan flojo resulta lamentable. Las últimas escenas son supremamente aceleradas, todo se resuelve en un suspiro, lo que hace que la historia se desinfle en un abrir y cerrar de ojos. El destino de un personaje en especial termina siendo desconcertante y el de otro creo que queda en el aire, un cabo que en mi opinión no debería haber quedado suelto. Para tener un desarrollo previo sobresaliente, Dean Koontz derrapó increíblemente con el desenlace, que aunque en parte era previsible, merecía haber sido trabajado de mejor manera.

En suma, una novela muy interesante, que se disfruta bastante, inquietante en su justa medida, pero con un final mediocre. Aun así, la recomiendo para pasar un buen rato.




BIOGRAFÍA DEL AUTOR

Dean R. Koontz (EverettPensilvania, el 9 de julio de 1945) es un escritor de terror estadounidense. Tras una infancia difícil, encontró en la literatura su vocación. A los veinte años obtuvo el premio de novela del «Atlantic Monthly» y desde 1969 se dedica exclusivamente a escribir.

Sus novelas han sido traducidas a 17 lenguas, se han vendido más de cincuenta millones de ejemplares en todo el mundo y algunas de ellas se han llevado al cine y a la televisión. Vive con su esposa Gerda en el sur de California. Entre otros, recibió el Premio Bram Stoker.

 

Deja un comentario

Cerrar menú