El lobizón oculto y otras leyendas de miedo

El lobizón oculto y otras leyendas de miedo

CONTRATAPA

En este libro una leyenda quechua cuenta cómo apareció el kakuy, y una guaraní cuenta el origen del Guairá. Una leyenda mapuche narra la historia del Cuero, y otra explica cómo se formó el lago Lácar. También está la historia del famoso lobizón. Prepárense, porque da miedo.


RESEÑA

El lobizón oculto y otras leyendas de miedo de Ana María Shua

Ana María Shua es, al momento de hoy, una escritora consagrada que insertó el miedo en el pecho de niños y jóvenes. Ha escrito infinidad de libros, en la mayoría de ellos el horror es la guía, y las páginas se cargan de parrafadas de escalofríos. Esta edición, que está a cargo de la editorial SM está ilustrada por Ana Luisa Stok.

En el prólogo ella dice: “Los seres humanos no nos conformamos con vivir en este mundo, tenemos la necesidad de entenderlo. No nos alcanzan los “cómo”, queremos saber los “por qué”. ¡Qué frase acertada! ¿No? Nunca había pensado en las leyendas como un paliativo contra la curiosidad, lo desconocido; siempre las pensé como un cuento del pasado, una historia más que contaban los antepasados.

La primera de las leyendas es “Así grita el Kakuy”, una leyenda quechua bastante turbia. El Kakuy es un pájaro nocturno de plumaje oscuro, que emite un largo chirrido que, cuando lean la historia, van a entender lo espeso del asunto. Imagínense que Kakuy también significa “quédate”. ¿A quién le gritaba el pájaro? ¿Qué tienen que ver dos huérfanos con la historia?

Siguiendo con la lectura nos topamos con la leyenda Quechua de “El bien peinado”. Un cazador encuentra un camino bastante extraño que lo conduce a una caverna repleta de piedras doradas: oro.

Cuando vuelve a la aldea los ancianos le piden que no vuelva a ese lugar. No les hizo caso y reunió a un grupo de personas para volver. Acá aparece el elemento fantástico que más me gusta del libro: El Hombre Serpiente, de la cintura para abajo era animal y lo demás, humano. Luego la historia cambia de rumbo varias veces y como broche de oro, se explica cómo se nace, o cómo se creó el lago Lacar.

El lobizón oculto es la siguiente historia. Quizá la más conocida para nosotros ya que es una leyenda argentina. El “séptimo” hijo varón no sabe cuántos hermanos tiene y ahí está el elemento sorpresa: ya que llegado el momento se da cuenta de que él es el séptimo, y por ende, es el lobizón. No se preocupen que acá no cuento el final. El problema es cuando aparecen más bestias.

La leyenda guaraní “El salto del Guairá” cuenta, justamente, cómo se formó la cascada que lleva el mismo nombre en el alto Paraná. Guairá tenía la canoa más rápida de la tierra. Una tarde llega alguien a desafiar su velocidad, ahí todo se desborda.

El cuero de la laguna está escrita de una manera distinta a las demás leyendas. Está contada desde la voz de una señora. La protagonista cuenta cómo de niña deseaba lo que no tenía, incluso cuando había niños con menos posibilidades que ella, ahí también deseaba lo del otro. El cuero de la laguna es “algo” que está en el agua, que mata, que atrapa, una bestia legendaria de la historia Mapuche, y en este libro se lo muestra de una manera ideal para los jóvenes. Me hizo recordar a las historias del horror cósmico de H. P. Lovecraft, un escritor de terror estadounidense que inició el horror cósmico, el miedo a lo bestial.

Este es un gran libro para inicia a los niños y niñas en el suspenso, al terror sano que contaron nuestros antepasados.

Te esperan del 25 de abril hasta que termine la Feria del Libro de Buenos Aires en el stand 1611 del Pabellón Amarillo.





BIOGRAFÍA DE LA AUTORA

Terror Argentino

Ana María Shua

Ana María Shua nació en Buenos Aires el 22 de abril de 1951. Comenzó a publicar a los 16 años, con su libro de poemas El sol y yo, por el que recibió un pequeño premio del Fondo Nacional de las Artes y la Faja de Honor de la SADE. Al año siguiente terminó la educación secundaria obligatoria (ESO) en el Colegio Nacional de Buenos Aires e ingresó en la Universidad de Buenos Aires, donde en 1973 obtuvo el título de Profesora en Letras.

En 1975 se casó con el arquitecto y fotógrafo Silvio Fabrykant y al año siguiente, el matrimonio partió a Francia. En París trabajó para la revista española Almanaque de la editorial Cambio 16. La pareja regresó a Argentina en 1977.

En 1980 ganó el premio de la editorial Losada con su primera novela Soy paciente. Al año siguiente apareció su primer libro de cuentos Los días de pesca. En 1984 tuvo su primer éxito de venta con Los amores de Laurita, y en ese mismo año pudo publicar La sueñera (microrrelatos), que había empezado a escribir diez años antes.

Para seguir conociendo a la autora puede entrar al siguiente enlace: Biografía en Wikipedia

Esta entrada tiene un comentario

  1. me gusto cuando la seño lo leyó al cuento el lobizón oculta

Deja un comentario

Cerrar menú