Lean esto, pero… No lo intenten en sus casas

Lean esto, pero… No lo intenten en sus casas

CONTRATAPA

Ocho cuentos integran este ejemplar. Ocho historias en las que José Montero fusiona elementos del cuento gótico con los de la narración moderna de terror psicológico, sin dejar de lado el mecanismo del género policial.

Los jóvenes protagonistas de estos relatos tienen problemas extraordinarios, pero viven dentro del mundo real. Esta confrontación de lo extraordinario con lo real crea una atmósfera atrapante que invita a seguir con la lectura. Lectura en la que se encuentran presencias escalofriantes y un experimento extraño que hace decir al autor: No lo intenten en sus casas.


RESEÑA

“No lo intenten en sus casas”, escrito por José Montero e ilustrado por Ochopante, consta de ocho cuentos, la mayoría de los cuales están protagonizados por niños y narrados en primera persona. A lo largo de estos relatos nos toparemos con locaciones o tópicos que se van a ir repitiendo, como las fábricas, lo cual justifica la elección del título del libro. Algunos cuentos apuntan a un terror sobrenatural y otros van a ser más realistas. También los habrá de misterio.

Los cuentos que encontraremos serán:

El misterio de la bombita de olor: unas personas encuentran la manera de hacer mucha plata comercializando el famoso chasco en Japón. Para aumentar sus utilidades, buscarán la manera de encontrar a su fabricante y robar la fórmula. Es el único cuento de esta antología que noto algo fuera de lugar. Es entretenido, por momentos me hizo acordar a “Mi probre angelito”. Pero, en relación a los otros siete, lo veo bastante diferente. Es cierto, no siempre es sencillo definir el género al que pertenece una historia y, en gran medida, dependerá de los criterios que tome en cuenta quien la juzgue. Al margen de esto (que no hace a la calidad del relato en sí), de las ilustraciones que acompañan a cada cuento, la de “El misterio de la bombita de olor” es la que más me gusta.

Pesadilla zombi: un joven se entera de la convocatoria para participar de un cortometraje de zombis. La idea le interesa y decide ir. El director y sus dos ayudantes son bastante excéntricos. Y los excéntricos suelen hacer cosas excéntricas. 

No lo intenten en sus casas: cuento que le da nombre al libro. Un chico le tiene miedo a la arena mojada en la orilla del mar. En realidad, le teme a las arenas movedizas. Mientras investiga sobre ellas en una enciclopedia, encuentra la manera de fabricarlas con materiales caseros. Considera que eso puede ayudarlo a superar la fobia que les tiene. Pero… bueno, lector… mejor no lo intente en su casa.

El Loco Papelito: un linyera se pasea por el barrio rompiendo hojas y dejando una estela de papeles por donde va. Un niño está convencido de que el hombre tiene algo importante para decir. Más aún cuando ve que, antes de destruir las hojas, escribe algo en ellas. Puede ser que el vagabundo esté pidiendo ayuda. También puede estar anunciando el fin del mundo. O, quizás… 

Mutante: el único cuento que no es protagonizado por un ser humano. Una serpiente del norte brasilero, de esas que andan entre las frutas, logra escapar de su hábitat natural. Pero no es una serpiente normal: a causa de los químicos utilizados en las fumigaciones, experimentó una serie de cambios. Ahora anda suelta por ahí, haciéndose cada vez más grande. Y ya no se conforma con comer insectos.

GPS: los padres le prohíben a su hijo que se siga viendo con uno de sus amigos, ya que lo consideran una mala influencia. El chico desobedece y, cuando el amigo lo pasa a buscar en un auto, se sube. El GPS los va guiando hacia no sabe dónde. Pero no sólo da indicaciones acerca de la dirección. Además de decirles cuándo doblar a la derecha y cuándo doblar a la izquierda, emite una serie de alertas… y da más información de la esperada.

La combi: el chofer del transporte escolar es super despistado, al mejor estilo Otto, de los Simpson. A menudo se olvida de buscar a algunos chicos, se pierde en su recorrido y los hace llegar tarde al colegio. Un día le cuenta a Fosforito, uno de los adolescentes, que, entre que los deja en la escuela y hasta que los pasa a buscar a la salida, hace de chofer de unos adultos que van a una especie de templo. Es bastante probable que estas personas estén tramando algo, puesto que hablan en un idioma raro, y Fosforito intentará averiguar en qué andan.

Dibujos del más allá: a Agustina le encanta dibujar desde pequeña. De vez en cuando, mientras lo hace, entra en trance y no se puede detener. Y quienes observan esos dibujos pueden perder la cordura. Poco antes de cumplir doce años le ofrecen realizar una exposición. A partir de ahí, se verá con más claridad qué efectos provocan sus obras en la gente.

Fórmulas desconocidas, fábricas abandonadas, planes ocultos, tecnologías siniestras, animales gigantes y sectas satánicas. Eso, entre otras cosas, podrán encontrar en “No lo intenten en sus casas”, que consta de 96 páginas y pertenece a la Serie Negra de Quipu, dedicada al misterio y al terror, y destinada a lectores jóvenes, a partir de los 12 años.

Siguiendo al siguiente enlace pueden leer pueden leer el PRIMER CUENTO.




BIOGRAFÍA DEL AUTOR

José Montero nació en Buenos Aires en 1968. Es periodista, escritor y guionista de cine, teatro y televisión. Para chicos ha publicado La trampa, La pantalla indiscreta, Veinte pisos de terror, Historias escondidas, La lámpara de lava, No despierten al gatito muerto, El miedo viaja en colectivo, Los pulentas de Boedo, una historia de fútbol y amor, No lo intenten en sus casas y Misterios urbanos I y II, entre otros. Para adultos, es autor de las novelas Los chantajistas y Robos y hurtos.

Como periodista, actualmente colabora en las revistas Mundo Gaturro y Brando. Sus guiones de cine La pura mentira e Informe sobre Laura fueron premiados por el Ministerio de Cultura de Venezuela y por el Fondo Nacional de las Artes de Argentina, respectivamente. En teatro obtuvo el Primer Premio del Concurso Edenor por La napa (2003), una mención en el Concurso Nacional del Bicentenario por La perrera del Oso (2010, con Griselda Gambaro, Ricardo Monti y Mauricio Kartun como jurados) y el Estrella de Mar 2015 al mejor espectáculo de Teatro Alternativo por Pirámide invertida.

 

Deja un comentario

Cerrar menú