Los que duermen en el polvo, de Horacio Convertini

Los que duermen en el polvo, de Horacio Convertini

Sinopsis de Los que duermen en el polvo (Alfaguara, 2017)

Porque su propia vida vale poco, Jorge ha vuelto a su antiguo barrio, transformado en una fortaleza donde una avanzada de trepadores y mercenarios resiste la invasión de los «bichos». Allí, durmiendo en una casa tapiada, andando por las calles de una Buenos Aires destruida, bajo el aullido permanente de sirenas y helicópteros, Jorge sobrevive a su propia demolición hecha de los recuerdos de Érica, su mujer desaparecida. Y cuando cree haber hallado consuelo en una joven, una serie de muertes misteriosas lo pondrá en el centro de una red de traiciones y de cara a la verdad que tanto buscaba. Con un ritmo sostenido y personajes tan sólidos como complejos y entrañables, Horacio Convertini reflexiona acerca del valor de lo perdido en un contexto que amenaza con la aniquilación. Al fin de cuentas, ¿existe un lugar mejor que otro para olvidar un gran amor, superar una ausencia, seguir viviendo? “Los que duermen en el polvo” cruza el género negro con el fantástico en una historia sobre la monstruosidad que todos llevamos dentro.

Los que duermen en el polvo

Reseña

Los que duermen en el polvo es una novela de Horacio Convertini, editada por Alfaguara.

Surge una peste rara en Argentina que vuelve zombi a la gente. En realidad, nunca se utiliza esa palabra en el libro, sino que se los nombra como “bichos” o “bestias”. Apenas aparecen los primeros casos de gente que come gente, se activan protocolos de prevención y de seguridad en los países vecinos. El protagonista de la novela, Jorge, justo estaba en Chile, acompañando a su novia en un evento académico. Un día ella se va a cenar con colegas, mientras Jorge vuelve al hotel en el que estaban parando. Le duele un poco la cabeza y llama al servicio a la habitación para ver si le pueden alcanzar una aspirina. Le dicen que eso no forma parte de los servicios que ofrece el hotel y, en cambio, le envían a unos tipos uniformados cual fumigadores. Una mínima jaqueca ya era motivo de alarma en el país limítrofe, considerando lo que estaba sucediendo del otro lado de la Cordillera. Por intermedio de la Embajada, el protagonista vuelve a nuestro país.

Quizá te interese: One Wild Night, de Sebastián Elesgaray

Si bien es una novela apocalíptica, en un mundo y una civilización que se caen a pedazos, como la carne de los bichos, la acción no se centra en el enfrentamiento con estas criaturas. No veremos en esta historia a un grupo de sobrevivientes buscando refugio, peleando contra zombis y encontrándose con otros grupos con quienes deberán enfrentarse para no compartir los escasos recursos que hay. Toda la acción que hay en Los que duermen en el polvo transcurre en Pompeya, ciudad amurallada y aparentemente a salvo del ataque de los bichos. En todo el país hay dos lugares seguros: uno, ubicado en Río Gallegos, en el cual se encuentra el presidente y está todo más organizado y abastecido; el otro, en Buenos Aires, en la ciudad mencionada, que recibe suministros (alimentos, armamento, combustible, etc.) desde la Patagonia, y en la cual se intenta establecer una nueva zona segura.

Pompeya, zombis y policial en Los que duermen en el polvo

Conoceremos el pasado del protagonista y todos los dramas que tuvo con las mujeres. En este sentido, comienza un poco lento. Pero los capítulos que narran lo pasado se intercalan con los que narran el presente, y llega un punto en el que empiezan a pasar cosas interesantes. Al ocurrir una muerte dentro de Pompeya, las dudas se disparan: ¿entró un bicho? ¿Se convirtió en bicho alguno de los casi cien habitantes? ¿O hay un homicida? Así, el autor mete el policial dentro de un mundo apocalíptico.

Está bueno ese experimento de hacer que una novela que tiene todos los condimentos para ser sobre zombis, no centre su atención en ellos. Tendremos un poco de horror, pero también un poco de policial y un poco de pujas por el poder, ya que algunos de los políticos y militares que están en Pompeya tienen la cabeza puesta en el día después, cuando llegue la nueva normalidad.

Si bien en un momento se me volvió algo lenta la historia, como mencioné, una vez que empezaron las muertes dentro de la zona segura me enganché mucho. Está bien armada, y uno llega a preguntarse cómo se comportaría en situaciones similares, cuando lo que está en juego para quienes nos rodean va más allá de sobrevivir hoy a unos bichos que nos quieren comer.

Sobre el autor

Los que duermen en el polvo

Horacio Convertini nació en Argentina en 1961. Fue editor jefe de la sección Policiales del diario Clarín, y una de las voces más potentes de la nueva literatura negra argentina.

Ha recibido importantes premios como el Internacional de Novela Negra y Policial Azabache, el Memorial Silverio Cañadas 2013 que se otorga en la Semana Negra de Gijón a la mejor opera prima con La soledad del mal. Asimismo ganó el Concurso de Novela Negra Extremo Negro-BAN! con su novela El último milagro.

Sus cuentos han merecido numerosos galardones en España y Argentina, entre ellos el Cosecha Eñe, el Adolfo Bioy Casares, el Tierra de Monegros.

Quizá te interese: Cuentos narrados por Juan Francisco Otaño

Deja una respuesta