Los muertos del Riachuelo, Zombis argentos

Los muertos del Riachuelo, Zombis argentos

CONTRATAPA

«Bizarra, sangrienta pero también desopilante, la historia que nos cuenta un anónimo cronista político, por boca de Hernán Domínguez Nimo, circula a velocidades exquisitas, combina una prosa sarcástica y precisa con el cine clase B, el gore, la cultura popular, el humor oscurísimo y hasta la ternura. Narrador de probada imaginación, sofisticado creador de mundos, el autor se mete esta vez con una Argentina posible y construye una alegoría loca que hace reír y horroriza, una trama tan absurda como verdadera porque sale de su propio, su más actual barro maloliente. En la frontera de Buenos Aires, las aguas negras y aceitosas del Riachuelo esconden muertos. Cada muerto es una historia, una deuda, una injusticia impune. Contaminación, política corrupta, un Estado que abandona a la gente más vulnerable son causas previsibles. Lo imprevisible es lo que está por ocurrir».

Elsa Drucaroff


RESEÑA

Solo veía libros con temática pulp en las redes, sobre todo eran los españoles que coleccionaban los bolsilibros “de a un duro”, como le decían ellos hace un tiempo, donde Curtis Garland, Lem Ryan, Ralph Barby y muchos otros escribían a contra reloj para llevar todas las semana un nuevo libro a los puestos de diarios, al costo de un euro.

Después, tuve la suerte de cruzarme con la colección de Interzona Pulp. Entre los títulos resaltan las letras violetas de “Los muertos del Riachuelo”: la primera novela de Hernán Dominguez Nimo, con nada más y nada menos que Zombis, zombis argentos.

En esta nouvelle, la voz de un cronista se mezcla con los hechos que está investigando. Entre capítulos y comentarios personales del narrador sobre su trabajo, la historia va tejiendo un red de sucesos que, en el margen de los años 90 de la Argentina, crean un clima de película, tipo clase B y detectivesca, muy bien llevada.

Este periodista, que pasa a ser un investigador, le da voz a los que en la vida real no la tienen, entrevista algunos vagabundos que le muestran el camino de los revividos, otros mudos, pero que son alimentados por la carne y la venganza. Cada uno de estos muertos vivos tienen en común su resurgimiento gracias al Riachuelo y a un rayo que cae en el Puente Nicolás Avellaneda, luego, como lo escribí arriba, crece una marabunta que se alimenta de la venganza, de la justicia divina o mórbida.

Entre los casos hay corrupción, en casi todos; no hay que olvidarse que está ambientada en los 90, y, si hablamos de épocas, Nimo toma los viejos “vuelos de la muerte” que nunca pasan de moda en la memoria de los que tenemos el alma y los ojos abiertos. Policías hijos de puta y crímenes que te hacen morder el labio mientras estás metido en lectura. Entre estas mini-crónicas que forman parte de un todo, hay algunas de amor y otras de locura incomprensible que te estrujan el pecho. En estas últimas lo felicito a Nimo por meterme en la piel de los sufridos, y hacerme sentir muchas cosas.

Algo que suma, y mucho, son las ilustraciones de Grendel Bellarousse, un artista argentino que creo la tapa del libro y las visiones que lleva dentro Los muertos del riachuelo.

No me quiero extender más para no contar algo que, quizás, en una de esas, le quita la sorpresa a los próximos lectores. En este libro hay muchos enfoques y varias lecturas diferentes, sobre todo las políticas y sociales. Los zombis, la mayoría de las veces, son el marco para una gran historia que pueden contar los vivos. Se los recomiendo.

No se olviden de Cabezas





Hernan Dominguez NimoBIOGRAFÍA DEL AUTOR

Sobre el autor: Hernán Domínguez Nimo nació en Buenos Aires, en 1969. Estudió Ciencias de la Comunicación (UBA) y Publicidad (AAAP). Integró la Fundación Ciudad de Arena y forma parte del colectivo Heliconia. Publicó cuentos en revistas y antologías impresas y virtuales, tanto nacionales como internacionales (Axxón, La idea fija, Necronomicón, Sinergia, etc.). Fue finalista en concursos literarios de México, Perú y Argentina y en el Premio Internacional de Ediciones Electrónicas 2008 (España). “Moneda común” ganó el Concurso Fobos (Chile, 2003). Es autor de los libros de cuentos Si algo está muerto no puede morir (2015), Tiempos muertos (2016) y La primera muerte es gratis (2017). Los muertos del Riachuelo es su primera novela.

 

Deja un comentario

Cerrar menú