La casa en el límite: construcción primigenia

La casa en el límite: construcción primigenia

Contratapa

Una casona construida sobre un abismo invisible al sur del pueblo de Kraighten, en Irlanda y una puerta trampa que sólo espera que un incauto se atreva a traspasarla. Es la Casa en el Límite, una casa que sufre el acoso de unos seres monstruosos, una casa en donde el Recluso debe penetrar para buscar la solución del misterio, viajando hacia el futuro y presenciando el final de nuestro Sistema Solar, el final de los tiempos.

Su apoteosis final, unido a la seguridad de que existen cosas peores que la muerte, prefiguran las obras posteriores de Machen y Lovecraft.


Reseña

Me topé con este libro en mi camino a encontrar a los sucesores de Lovecraft, a todos esos escritores que inspiraron su Necronomicón y a los Primordiales para poder entender mejor su obra.

En el ámbito del terror, William Hope Hodgson no es un nombre tan recordado, pero si nos adentramos en el terror cósmico o Weird Fiction, nos encontramos con una de las bases del género.

La trama se divide en dos historias, o bien en una sola historia con una narración enmarcada, puesto que de los veintisiete capítulos del libro, veinticinco están narrados a través de un manuscrito encontrados en las ruinas de una casa.

La primera historia nos cuenta cómo dos viajeros llegan a la aldea de Kraighten, Irlanda. En uno de sus recorridos por la zona, se encuentran con las ruinas de un caserón ubicado sobre un precipicio. Investigando los alrededores, rodeados por una sensación de malestar opresivo encuentran un manuscrito del cual esperan sacar algo en claro.

De esta manera se nos presenta la segunda historia, la principal, en la cual el protagonista es un hombre de ya avanzada edad del cual nunca llegamos a conocer su nombre y a quién a partir de ahora se nombra «el Recluso». A través del Manuscrito conocemos desde los comienzos de la casa -la creencia popular de que fue construida por el mismísimo Diablo, la afirmación por parte de nuestro protagonista de que hay algo invisible rondando por la casa- hasta la noche en que el Manuscrito recibe un abrupto final.

Si bien la historia es presentada como horror sobrenatural o cósmico, a mi parecer es mucho más psicológico.

Lo único que podría clasificarse como terror sobrenatural son las criaturas que acechan y ponen en riesgo la vida del Recluso; por lo demás es meramente un terror que acosa la mente, siendo en su mayoría escenas oníricas que nos hacen cuestionarnos la cordura de nuestro protagonista, así como la veracidad de los sucesos.

Investigando un poco descubrí que el uso de la primera persona es adrede, ya que al mantener en constante misterio tanto el nombre como apariencia física del Recluso, se lo trata de representar como el Hombre, es decir, Nosotros. (Análisis de Jorge A. Sánchez)
Es una idea tentadora, el concepto de la Humanidad siendo mera espectadora de los mecanismos del universo, fuera del tiempo y el espacio, ni viva ni muerta.

Todo esto termina formando una ambientación bastante opresiva, oscura y desoladora en la que el universo tiene un principio y un fin cíclico, los soles colisionan entre sí y el ser humano no es más que una hormiga en el escenario.

Otro punto que también me gustaría destacar es el de la omisión de datos, un recurso usado durante la totalidad del libro y aportó tanto pros como contras.

El aura de misterio que genera no saber qué es lo que realmente está pasando es atrayente, te mantiene pegado al libro esperando por una respuesta, pero al mismo tiempo, llega un momento en que es exasperante y personalmente me hace pensar que Hodgson ya no sabía qué quería hacer con la historia.

El problema es que hay cosas que quedan en el aire, hay muchas situaciones a las que se les da muchísima importancia durante varios capítulos pero al final no reciben ningún tipo de explicación.

En fin, el libro empezó excelente, con mucho material que explotar pero a medida que avanzaba la trama fue decayendo hasta terminar en una amalgama de cosas inentendibles. 
Los viajes oníricos fueron espectaculares al igual que bizarros y se hicieron disfrutar, sin embargo, fue un libro del que esperaba más.





Biografía del autor

William Hope Hodgson (15 de noviembre de 1877-17 o 19 de abril de 1918) fue un autor de ficción inglés, cuyas obras influyeron a H. P. Lovecraft. Produjo una gran cantidad de ensayos, cuentos y novelas que abarcaron diversos géneros: horrorliteratura fantástica y ciencia ficción.

Hodgson aprovechó su experiencia previa en mar abierto para brindarle mayor detalle a sus relatos, muchos de los cuales ocurren en el océano. A este grupo pertenecen sus cuentos que se han nombrado «Historias del Mar de los Sargazos» («Sargasso Sea Stories»). Novelas como El reino de la noche y La casa en el confín de la tierra abordan temas de horror cósmico o cosmicismo. Otras, como Los botes del Glenn Carrig y Los piratas fantasmas, se basan en horrores asociados con los misterios oceánicos.

En una etapa temprana de su carrera como escritor se dedicó a la poesía; sin embargo, solo unos pocos de sus poemas fueron publicados durante su vida. También gozó una cierta fama como fotógrafo, principalmente de escenas en mar abierto, así como un mayor reconocimiento por su dedicación al culturismo.

Murió combatiendo en la Primera Guerra Mundial, a la edad de 40 años.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Buena reseña, no conocía al autor.

  2. Este libro suena interesante! Qué mal que no fue tanto lo que esperabas, Nic 🙁

Deja un comentario

Cerrar menú