La casa del fin de los tiempos, terror venezolano

La casa del fin de los tiempos, terror venezolano

Escrita, producida y dirigida por Alejandro Hidalgo y estrenada en el año 2013, “La casa del fin de los tiempos” es una película venezolana de terror.

Una mujer es condenada por el asesinato de su esposo y su hijo. Treinta años después, ya anciana, obtiene el beneficio de seguir la condena en su casa, aunque no se muestra muy contenta por ello. Ahí empieza a recibir la visita del párroco del pueblo, que dice creer en su inocencia. La anciana sostiene que la casa está maldita, habitada por unos intrusos que mataron a su esposo y se llevaron a su hijo.

Al tiempo que somos testigos de cómo la anciana vuelve a ser acosada por uno de esos intrusos, que escribe “11 11 11 11 11 11” en un espejo, se van mostrando sucesos del pasado, cuando sus hijos y su esposo aún estaban con ella.

La casa del fin de los tiempos

Eran una familia de clase baja, que no siempre tenía para cenar, compuesta por la mujer de la que venimos hablando (Dulce), su marido (Juan José) y sus dos hijos (Leopoldo, el mayor, y Rodrigo). Una noche en la que Juan José no está, alguien intenta entrar a la habitación de Dulce y a la de Rodrigo. Al día siguiente dan aviso a la policía. Tras un interrogatorio por parte de los agentes, Leopoldo le entrega a su madre un papel que él no vio y que tiene escrito: “Juan José matará a tu hijo”. ¿Quién le dio el papel? Él se limita a decir “ella me lo dio”. Y también le pregunta a su mamá por qué no puede jugar con su hermano. Dulce sólo atina a abrazarlo.

El párroco va a hablar con la anciana casi todos los días, mientras investiga y descubre que la casa fue fundada por un masón inglés hace casi cien años. Éste estaba convencido de que en ese lugar del mundo encontraría la verdad absoluta de nuestra creación. El inglés y su familia terminaron desapareciendo y, a partir de entonces, les fue ocurriendo lo mismo a los residentes que los sucedieron.

¿Es la anciana la asesina de su esposo y su hijo? ¿Qué le pasó al otro hijo? ¿Por qué no deben jugar juntos? ¿Por qué su padre iría a matarlo? ¿Qué significan los números en el espejo? ¿Podrá el sacerdote ayudar en algo? Muchas dudas que se irán respondiendo sobre el final, en el momento preciso.

Hay un buen manejo de la trama, la intriga es constante y, cada tanto, alguna escena brusca nos hace saltar de nuestros asientos.

Es una película que pone en lo alto al cine latinoamericano.





Deja un comentario

Cerrar menú