Carolina Panero y Leonor Ñañez: soñar mucho y no sucumbir al miedo

Carolina Panero y Leonor Ñañez: soñar mucho y no sucumbir al miedo

Carolina Panero y Leonor Ñañez, autoras de la saga Hêrion, presentaron recientemente en Córdoba su propio sello editorial, Cuervolobo, orientado a la publicación de literatura de terror, fantasía y ciencia ficción. En dicho evento se conoció además el primer título del flamante sello: «El libro negro de los lamentos», una gran antología de microrrelatos de su autoría.

¿De dónde nace Cuervolobo? ¿Por qué meterse en el terreno de la edición?

CP: Cuervolobo nace de una necesidad de tener más control sobre nuestras publicaciones, sobre la forma, los tiempos y el diseño de las mismas.

LÑ: Es la inevitable consecuencia de crecer, de querer un poco más, de ayudar, de difundir desde otra perspectiva tanto nuestro trabajo como el ajeno. Nos basamos en experiencias propias, en lo que quisimos pero no obtuvimos, en lo que deseamos pero no comprendieron en algunas editoriales por las que pasamos. De las buenas, aprendimos lo mejor.

Teniendo en cuenta que ambas están involucradas en la antología Silencio a la medianoche y en El libro negro de los lamentos, puede apreciarse un giro del fantasy al terror en sus etapas más recientes. ¿A qué responde esto?

CP: Si bien no dejamos de lado el fantasy (este año retomamos el cuarto libro de nuestra saga Hêrion, además de otros cuentos e historias), en mi caso el terror puso sus huevos en mi cerebro y multiplicó las ganas de escribir sobre género. Había escrito cuentos breves con tintes terroríficos o con mucho gore, pero podría decir que en Silencio a la Medianoche me animé a exorcizar mis locuras y plasmarlas en dos cuentos netamente de terror. Y desde ese momento, no hay vuelta atrás.

LÑ: No hay fantasy sin terror ni terror sin fantasy, son como siameses, al menos así lo veo yo. Desde muy chica leo ambos géneros (e incluso histórico) pero siempre tuve tendencia hacia lo sobrenatural, con tintes de miedo, de sombrío. Me gusta mucho la atmósfera gótica por lo que siempre se permea en todo lo que escribo. Muchas veces, los escritores somos lo que leemos y esos dos géneros moldearon mi carácter desde la más tierna edad. La ciencia ficción también me gusta, he escrito poco en ese ámbito pero es porque le tengo enorme respeto y temo no estar nunca a la altura de un buen relato.

¿Cómo fue la experiencia de participar en festivales como Frikipalooza o la ComicCon Argentina?

CP: Por fortuna, hemos tenido experiencias completamente positivas en esos y otros eventos, en cuanto a ventas y recepción de nuestras obras por parte de los lectores. Frikipalooza, que se lleva a cabo en la ciudad de San Luis, en especial apuesta mucho por las producciones independientes o las escritoras y los escritores del género fantástico, terror, ciencia ficción, etc. y lo hacen a puro pulmón pero con muchísima profesionalidad y mucha calidez humana. Es un placer estar entre las elegidas para formar parte de este evento.

LÑ: Si bien ambos eventos se concentran casi en lo mismo, Frikipalooza tiene mayor respeto por el escritor de narrativa de ciencia ficción, terror y fantasy. El público disfruta más del autor en eventos que no son tan masivos, sino más bien íntimos, cálidos y en donde la posibilidad de entablar conexión con obras desconocidas es más plausible.

Sabemos que allá afuera hay muchas autoras de terror y fantasía haciendo un trabajo increíble por llevar estos géneros a lo más alto. ¿Cuál es el consejo que pueden darles a las jóvenes que se interesan en escribir este tipo de historias y que a lo mejor creen que no podrán tener un lugar en la escena?

CP: Lo más importante que pueden hacer es seguir escribiendo y leyendo sobre esta temática. A través de la lectura de grandes escritoras y escritores del género, podrán nutrirse con las características, las imágenes, los recursos y la forma de relatar este tipo de narrativa. Y practicar, es decir, no dejar de escribir. Por más que no convenza del todo, hay que adiestrar la mano y el cerebro para que empujen a la imaginación y no sucumban ante el miedo. Otra cosa, y es más un consejo general, es que le permitan a otras personas leer sus producciones. Muchas veces uno evita dejar que otros ojos contemplen lo creado, lo cual termina cayendo por el pozo del olvido o del pavor a la crítica.

LÑ: Les aconsejo que sueñen mucho y tomen nota tanto de lo bonito como de lo feo. La escritura es un proceso de confesión del subconsciente; los personajes son diversas facetas de uno mismo, de la familia, de los más cercanos, incluso de aquellos que nos lastimaron o dejaron una huella profunda en nuestras vidas. Todo es material de inspiración y hay que prestarle la debida atención; una sensación, una canción, un ruido molesto, un aroma, un sabor que nos retrotrae en el tiempo o nos impulsa hacia otros mundos, hacia adelante, a lo desconocido. No hay que refrenar la imaginación, sin embargo hay que amigarla con la coherencia y cohesión de la narrativa.

terror argentino¿Cuáles son las expectativas con Cuervolobo teniendo en cuenta la realidad editorial actual, sobre todo la independiente?

CP: Este año esperamos poder lanzar varias de nuestras obras, por un lado, para ver nuestros bebés literarios cobrar vida y, por otro, para experimentar en todas las aristas y con todos los matices que conforman una editorial para, más adelante, extender invitaciones y convocatorias a autoras y autores que desean apostar por la seriedad y el respeto que proporcionaremos con nuestros servicios, además de ver sus libros publicados como lo habían soñado. La realidad editorial actual es difícil, sobre todo para los independientes, pero trataremos de poner todo nuestro empeño y esfuerzo para lograr salir adelante como emprendimiento.

LÑ: Creo que la dificultad que atraviesan muchas editoriales no es sólo económica, sino también de oferta para el lector. De igual modo, hay lectores y lectores: algunos buscan lo netamente mainstream y otros (cada vez más) una lectura novedosa, exótica, diferente, desafiante. Justamente, estamos aquí para ofrecerla con calidad narrativa, con inventiva y haciéndole frente a los obstáculos como buenas shieldmaidens que somos.

¿Hay algún proyecto en carpeta del cual quieran adelantar algo a nuestros lectores?

 

CP: Varios. Por mi parte, lanzaré la novela que estoy finalizando en este momento, cuya temática roza la ciencia ficción, la fantasía y unas gotas de gótico, y uno o dos comics con temáticas diversas: uno es de humor negro con tintes apocalípticos y el otro de ciencia ficción cyberpunk. En conjunto, estamos trabajando en una antología de cuentos llamada Dioses de Arena, en la que hemos convocado a colegas de la escritura, y en un libro de cuentos con otra colega más. Además de eso, hay muchos otros planes, pero iremos revelando la información a su debido tiempo.

LÑ: Hay mucho en el tintero: reediciones de obras que han sido muy bien recibidas por el público, como Silencio a la Medianoche e Historias para contarle a la muerte, como las novedades que reveló Caro. Por mi parte, saco en breve la segunda parte de mi primera novela, que será Historias que me contó la muerte. También trabajando en la tercera parte, Historias que la muerte y yo le contamos al diablo. ¡Ojo! No es que no tengamos vida, es que escribir es nuestro alimento diario.

Los interesados en comunicarse con Cuervolobo Editorial pueden escribir a cuervoloboedit@gmail.com





Deja un comentario

Cerrar menú