El gato Clay, el horror joven

El gato Clay, el horror joven

Contratapa de El gato Clay:

Valentino acaba de cumplir 13 años, es fanático de las motos y tiene un gato que se llama Clay.

Todo se vuelve mejor cuando, un día, Clay empieza a hablarle. Se hacen inseparables. El gato lo ayuda con la escuela, con sus amigos y con la chica que le gusta.

Sin embargo, no todo es positivo. De pronto, algo empieza acechar a Valentino y termina convirtiendo su vida en una pesadilla.

¿Por qué un gato habla? ¿Qué es lo que en realidad está pasando? ¿De qué está hecha esa presencia oscura que tiñe de negro los días de Valentino?

Una novela sobre un chico que, junto a una chica de la escuela, se asoma a un mundo prohibido, donde nada es lo que parece.

el GATO CLAY

Reseña

“El gato Clay” es una novela de Gonzalo Ventura y Martín Blanco, editada por De La Fosa.

El libro arranca con una situación desesperante: un chico atrapado en la terraza, sangre a su alrededor y alguien que lo está persiguiendo y amenazando con matar a sus seres queridos. “Dicen que cuando estás en situaciones límite, toda tu vida te pasa por delante de los ojos como si fuera una película”. Y eso le ocurre al protagonista de esta historia.

Valentino vive con su mamá, Laura, su hermanito, Bruno, y su gato, Clay. El día en el que Valen cumple 13 años, tres de sus amigos se quedan a dormir en su casa. Uno propone jugar al juego de la copa y, aunque Santiago se resiste, lo terminan convenciendo para que se quede. Hay cosas que quieren saber y les resulta muy interesante la idea de preguntárselas a un espíritu: qué va a tomar la profesora de Geografía en la prueba, si las chicas que les gustan también gustan de ellos, etc.

Luego de preparar todo lo necesario, los chicos comienzan con el: “si hay alguien ahí, danos una señal”. La pantalla de uno de sus celulares se apaga y luego se prende, se larga a llover y cae un rayo. Como si esto no bastara, Clay, asustado, salta al centro de la escena, rompiendo la copa, cortándose y escondiéndose. El juego se terminó.


«Al 3er día» se creó LA película de terror


Al día siguiente, después de que los amigos se vayan, Valentino se encuentra con que su gato habla. Y no solo eso: demuestra saber ciertas cosas que ayudan a Valentino en varios aspectos. Pero luego le pide algo a cambio. Le pide que lo lleve al cementerio de Chacarita.

¿Por qué Clay quiere ir al cementerio? ¿Lo llevará Valentino? ¿Qué es lo que sucede para que el chico termine en la terraza, huyendo de alguien?

Con respecto a esta última pregunta: ese flashforward inicial nos da un buen empujón, sin decir más de lo necesario: Valentino escapa, pero no sabemos de qué enemigo; este lo amenaza, pero no sabemos por qué; ve sangre, pero no sabemos de quién. Es un recurso efectivo y está bien aprovechado. En mi caso, leí el libro en un día, porque quería saber qué carajo estaba pasando.
Hay buen manejo del misterio, violencia y sangre. Y, aunque no puedo dar precisiones, hay una escena en el capítulo 8 que me pegó mal. Solo diré que, para que eso suceda, el escritor (los escritores en este caso) debe lograr que el lector se meta en la historia y empatice con los personajes.
Y no puedo dejar de nombrar a Javo, el tío de Valen. Mediante él, novela tiene cierta dosis ochentosa (aunque ambientada en la actualidad: uso de internet, celulares, WhatsApp), década ineludible para todo amante del terror.

Una novela entretenida que cuenta con 112 páginas y que pertenece a la colección de horror joven de De La Fosa.

Léala, lector, mientras alterna música clásica y Los Ramones en su lista de reproducción.

de la fosa

Deja una respuesta

Cerrar menú