18 Guadañas, una obra de arte

18 Guadañas, una obra de arte

Sinopsis

Una selección de historietas de horror que tienen como objetivo arrancarte la cabeza. En estas páginas vas a encontrar a enormes guionistas y dibujantes (algunos veteranos y otros de las camadas más recientes) que cuentan historias de lo más diversas, pero siempre igual de efectivas. Asesinos seriales, zombies, vampiros, endemoniados, pactos infernales, criaturas horribles y toda una galería de personajes oscuros puestos en juego para crear una antología que marca un rumbo claro dentro del nuevo horror argentino.


Opinión

Es la primera vez que leemos algo por el estilo y, la verdad, nos llevamos una muy linda sorpresa. Este compendio de tinta y letras es editado por Santa Guadaña, editorial argentina que forma parte del colectivo editorial De la Fosa.

La idea no es puntuar o calificar cada historia, sino hablar un poco de lo que se presenta en el libro. Veamos:

La ilustración de la portada es de Salvador Sanz, autor de «El esqueleto» entre otras obras geniales.

“Volviendo a casa” es el prólogo que escribió Gonzalo Ventura, uno de los editores. La rareza es que uno empiece leyendo sobre un retorno, el escritor nos cuenta cómo llegó hasta acá; es interesante ver las perspectivas de los artistas: cuando pasás la primera página ya conocés dónde vive él, cómo y qué mascotas tiene. La pomposidad de las letras rebuscadas acá no la van a encontrar porque, quizá para algunos es algo malo, para otros es algo bueno, nosotros somos de los últimos. La simpleza une al lector con el escritor.

El primer Cómic es «Dante» ilustrado por Javier Rovella y cuenta con el guion de Ventura. Es una historia muda, que logra comunicar todo con la parte visual: Zombies sin diálogos, con corazón… muerto. Y, si hablamos de zombies, también nos vamos a encontrar con Ayar Blasco, un artista que siempre da en la tecla cuando habla de la sociedad.

Daniel Mendoza ilustró la historia de Esteban Dilo «El Renacimiento»: dos policías reciben una orden para ir a revisar una casa donde un suicidio no es lo que parece. ¿Ese libro es el famoso…? Las ilustraciones de Mendoza son tremendas. Me gustó mucho.

«El Forastero» es una historia escrita por Alan Souto, esta es ilustrada por Marcelo Valentini y cuenta sobre una leyenda bien campestre. Ideal para contársela a los niños que no pueden dormir. La segunda historia del escritor la ilustró Sebastián Ramseg, «Seek & Hide» toma el famoso Doctor Jekyll para reinventarlo. Destaco la parte gráfica, las ilustraciones son una delicia.

Martín Blanco nos sorprende con una historia completamente hecha por él. Un asesino que le encanta el olor a sangre pone las cosas en su lugar.

Andrés Lozano ilustró «Marina», la segunda historia de Ventura. Si ustedes son del grupo de gente que se quejó porque la sirenita va a ser una actriz afroamericana, no pueden dejar de leer esta historia de altamar. Acá las cosas son como tienen que ser.

Roberto Benemio escribió «El guardián», codo a codo con los dibujos de Rafael Ortiz. Un robo a mano armada donde se llevan algo más que dinero. Me gustaría leer la segunda parte.

Vuelve Ventura y acá nos damos cuenta de que en 18 guadañas podemos conocer al escritor en varias facetas distintas, esta vez el cómic es ilustrado por Camila Philippens. Los personajes de «357» nos muestran que las malas decisiones que tomamos en la vida repercuten en la persona más cercana. Muy buena historia.

«Samhain» otra historia en solitario, esta vez de Pablo Maruñak, hay veces que el amor nos lleva por caminos donde no todo es color de rosas.

«Prefiero trabajar con música» es una historia escrita por Alberto Fasce y dibujada por Mukor. No podía faltar el mundo posapocalíptico, más si hay demonios.

Ruben Risso nos trae el guion de «Polvo», un cómic con el arte gráfico de Sergio Carrera. Si van al psicólogo esto les va a encantar, y si no van, cuando lo lean van a tener que ir llamando a uno.

Aletion ilustró «Siempre Gris» de Gonzalo V. Una historia arrabalera muy bien llevada que mezcla tópicos con precisión. Una de las mejores de la antología.

En «La maldición del trapo» Luis Alfredo Ojeda nos regala una historia de súper héroes en la actualidad. Gabriel Rearte es el encargado de la parte visual. ¿Habrá más historias de “El trapo”?… sería genial.

Las ilustraciones de Julio Azamor se llevan los aplausos, ¡qué lindo arte! «El santito» es otra idea de Ventura y tiene muchísimas lecturas, ya sea por el guion o por lo visual. Muy buena.

Santiago Cortasa y Matías Lapegüe crearon «De lupas y escarabajos». Una dupla que a simple vista se nota que funciona muy bien; tocan el tema de la familia ¿qué harían por sus hijos?… mucho.

Andrés Lozano deja la ilustración para crear un guion muy certero, esta vez el arte va de la mano de Aleta Vidal. En «Receta» vemos una comida familiar, como la tuya, como la mía, como la de una película de terror. Muy lindas ilustraciones.

El libro arranca con un retorno al hogar, y termina con una historia que se titula «En casa», ¿será casualidad? ¿Será un viaje? Javier Suppa nos deleita con las ilustraciones en la última historia de Ventura. Racing y familia. Padre y muerte. Más no puedo decir.

El resultado final es un gran libro de comic de terror nacional. Nos sirvió para conocer los diferentes artistas, ya sea en las letras como en la tinta. El trabajo de De la Fosa en este proyecto es muy bueno, un gran ejemplar. Un libro objeto tremendo.



Deja un comentario

Cerrar menú